El guardián entre el centeno

El guardián entre el centeno

El guardián entre el centeno – J. D. Salinger

Argumento
Estilo
Temática
Congruencia
Personajes
Valores
Ritmo
Desenlace
Introducción
Promedio

Hola queridos, hace unos días acabé este libro, El guardián entre el centeno. Ayer quería subiros la reseña, pero al final el deber no me ha dejado subirla hasta hoy.

Breve sinopsis

  • Es un libro rebelde y que marcó una época en los años cuarenta, en Estados Unidos, tras la guerra, ofreciendo una visión muy diferente de los adolescentes de familias bien que hasta entonces eran representados edulcoradamente inocentes y perfectos.
  • En el libro, un adolescente mimado y adinerado, nos cuenta sus peripecias tras ser expulsado de un buen colegio y no querer regresar a casa para que no se enteren. En estas peripecias no faltan el alcohol, el tabaco, mujeres de diferentes índoles y peleas.

 

Ficha técnica

Nº de páginas: 288

Editorial: ALIANZA EDITORIAL

Idioma: CASTELLANO

ISBN: 9788420674209

Año edición: 2010 

Mi valoración personal

Este libro, El guardián entre el centeno, libro de culto es un libro, como la mayoría con ese apelativo que o lo amas o lo detestas. Yo soy me inclino más a la segunda parte.

Podría llamarlo en lugar de El guardián entre el centeno: Las aburridas anécdotas de un niño bien al que acaban de expulsar de otro colegio pijo.Y resumirlo como El prota, un tío hipócrita, cobarde y sin valores, te cuenta las batallitas de perdedor como si fueran proezas y se autoengaña criticando a casi cada quisqui al que previamente a estado dando el coñazo para que le haga caso.
Una joya adolescente. Vamos.

Pero no seré tan dura y diré que es un libro rebelde que marcó una época en los años cuarenta y que me apetecía borrar de mi lista de pendientes. Me ha parecido un timo de libro, que quede claro, y creo que no merece la fama que tiene. Aunque leerlo como curiosidad no está mal al existir formar de verlos tan encontradas. Puedes hasta teorizar sobre él. Especialmente teniendo en mente cuándo fue escrito y lo controvertida que fue este tipo de escritura en su época. Desde que se publicó siempre ha estado envuelto en polémica. Y una buena polémica ayuda a una buena distribución, claro.

Un libro rebelde

Los niños bien, en general la gente bien, y su icónica y perfecta imagen cuestionada en un libro donde un chaval de buena familia no reproduce el estereotipo perfecto e inmaculado que de él se espera. Y a este buen curriculum solo le faltaba aderezarle con la categoría de maldito para que sea imposible que no hayas oído hablar de él. Maldito porque el asesino de John Lennon estaba leyéndolo y se identificó como el protagonista. Así mismo, aseguran que más asesinos famosos lo habían leído. Supongo que al ser un super ventas, incrementa la posibilidad de que esto suceda, y más si los asesinos son inquietos lectores. Ahora la fama de «el libro que convierte en asesinos» quizás no hubiera sido tal si hubiera sido Mujercitas o Crepúsculo. Pero al tratar a un chico rebelde y con pensamientos violentos, encima de buena familia, la relación causa efecto daría muy buenos noticiarios al respecto, imagino. Y más fuerza a sus detractores. Evidentemente tales premisas y diferentes rcomendaciones son las culpables de que tantos nos lancemos a devorar el libro y con muy buenas expectativas, hay que decirlo.

El libro, para empezar, está escrito en un lenguaje muy coloquial, con muletillas y composiciones gramaticales desestructuradas, pobres. Representando la forma de hablar  y de pensar del adolescente Holden Caulfield, el protagonista. Malcriado y adinerado, expulsado de varios colegios pijos, nos narra las desventuras que tiene al ser expulsado del último mezclado de recuerdos y pensamientos en los que nos desvelan que es un joven al que apremia la soledad y busca compañía de forma desesperada. Malgasta el dinero de forma compulsiva para contrarrestarla, mientras bebe y fuma sin parar. Ve a todos como estúpidos y falsos. Esos delirios de grandeza adolescente donde uno se piensa mejor que todo el mundo y donde no faltan justificaciones necias del comportamiento hipócrita y sobrado que tiene cuando las cosas no salen como él quiere. Así que la historia va de eso, de meterte en la mente del protagonista que te cuenta sus pajas mentales y sus idas de olla. Lo dicho, para su época, transgresor.

El antihéroe con el que muchos se identifican

Lo que me inquieta es que muchos catalogan al protagonista como un héroe. Cuando en todo caso sería un antihéroe. Personalmente, una cosa que me hastía mucho en las lecturas, es la cantidad de personajes pertenecientes a familias ricas, con una vida acomodada, con un futuro resuelto, hacer un mundo de pequeñeces. Soy consciente que a lo largo de la historia la mayoría de las personas que han podido escribir son precisamente gente burguesa, sin problemas reales. Pero héroes, jóvenes héroes que rompen con su generación… ¿los héroes de qué?
Idealizan un comportamiento infantil y sin sentido. Valoro el esfuerzo de tratar de introducirnos en estas mentes, en estos chavales, a pesar de que no me interesen especialmente. Pero más allá de una novela rebelde y controvertida que nos muestra una realidad que se trata maquillar no veo ese enfrentamiento con el mundo adulto, con las convenciones de forma crítica, no veo valores. No lo veo. Me parece solo eso, un niño adolescente e inmaduro, alguien que aún no sabe nada de la vida. Y entiendo que muchos se puedan haber sentido identificados con el prota en su etapa adolescente, yo desde luego, no. Pero debería ser más un motivo de vergüenza que de orgullo.

Expectativas no cumplidas

Lo malo de las expectativas es que cuanto más altas, más difíciles de alcanzar. Probablemente cualquier libro me parece mejor cuando no está archirrecomendado por todo el mundo. Pero prefiero poner mis impresiones reales y no favorecer al ciberespacio de la complaciencia y las frases hechas.
El libro se me antoja muy adolescente. Anclado en esa etapa vital. El personaje se esfuerza en darle coherencia a sus caóticos pensamientos y no para de autoengañarse. Paradógicamente esto, y una bonita relación fraternal con su hermana pequeña, son para mí, lo mejor del libro.
Pero en ningún momento me ha llegado el protagonista. En todo caso me ha cargado, demasiado niñato para mí. Imagino que la temática me queda bastante lejos tanto de mi interés como en el tiempo y el espacio. Pero si andáis buscando una rayada adolescente, puede que os guste.

Lo mejor

Apostar por una antihéroe. El estilo, la forma de enfocarlo, la propuesta de meternos en la mente de un chaval y ver lo que se complica el solo la existencia con tonterías con una verborrea sin filtro muy lejos de la complacencia de lo políticamente correcto.

Y, bueno, sin duda, la tierna relación con su hermana pequeña. Soy una ñoña.

Lo peor

La temática. Muy adolescente.

Veredicto

A mí, personalmente,  no me ha matado. Quizás precisamente  por creer que el libro sería más social… el personaje una mente más compleja, más interesante. Igual incluso hasta más perversa, analítica o transgresora. O simplemente que me dijera algo.

Hay libros que ya no se trata de recomendarlos o no recomendarlos. Son libros obligados y hay que leerlos.

Así que, aunque no me ha apasionado, es un libro que antes o después hay que leer. Como tantos otros. Espero que me digáis cómo os habéis sentido al leerlo, vuestras expectativas previas y si éstas se han cumplido.

La próxima reseña será Los renglones torcidos de dios, otro libro a tachar de mi lista de libros archirecomendados, esta vez una novela psicológica con un argumento muy al estilo Shutter Island

*Publicidad: En la página puede que aparezcan anuncios o enlaces, que pueden reportar algún tipo de beneficio al gestor de la página dependiendo de tu interación con ellos, con los que se ha pactado algún tipo de acuerdo.

Encantada de que comentes en mi blog: